Cuando el otoño llega a la Sierra de las Nieves

El otoño llega con una paleta de colores ocres y verde oscuros con los que va pintando los paisajes de los bosques de la Sierra de las Nieves. Es una de las mejores épocas del año para adentrarse en ellos y llenar los pulmones de oxígeno.

Cuando el otoño llega a la Sierra de las NievesLos alcornoques, encinas, pinos y pinsapos lucen sus distintas tonalidades de verde mientras que los castaños irán llenando los caminos de color cobrizo, convirtiéndose en una de las estampas otoñales más típicas de parte de la Serranía de Ronda y de la Sierra de las Nieves.

Todo un placer para los sentidos que se puede disfrutar haciendo senderismo, con la cámara en mano o simplemente dando un tranquilo paseo por sus municipios.


Con el final del verano comienza la berrea del ciervo en nuestras sierras, su ritual de apareamiento.

Los primeros signos que anuncian la próxima llegada del otoño desencadenan un gran espectáculo de la naturaleza: la berrea. El peculiar ritual de apareamiento de los ciervos.

Los machos tratan de atraer a las hembras con espectaculares bramidos que sirven además para ahuyentar a los otros candidatos y asegurar, de esta manera, su reproducción.

Durante la primavera y el verano, las hembras se separaron de los machos para tener y cuidar a sus crías. Pero al llegar el otoño, las hembras entran en celo y los machos se preparan para una lucha cuerno a cuerno. Su objetivo, hacerse con el mayor número posible de hembras y perpetuar así su especie.

Encarnecidas batallas en las que se pueden llegar a partir los cuernos, sufrir lesiones y llevar incluso a la muerte al animal. El momento para presenciar este espectáculo es el atardecer cuando su eco se puede oír a varios kilómetros de distancia. Hay poblaciones estables de ciervos en los parques naturales de Grazalema, los Alcornocales y la Sierra de las Nieves.


El Bosque de Cobre, estampa otoñal del Valle del Genal y Sierra de las Nieves

El Bosque de Cobre es una metáfora con la que se alude a una estampa típicamente otoñal que se produce con la la caída de las hojas de los castaños. Los montes se cubren con una manto de colores que  discurre desde los tonos marrones  a los amarillos, naranjas y ocres.

Incluye once municipios: Alpandeire, Benadalid, Benalauría, Cartajima, Faraján, Genalguacil, Igualeja, Jubrique, Júzcar, Parauta y Pujerra, en la Serranía de Ronda, y Yunquera, en la Sierra de las Nieves. Todos ellos con una enorme tradición en torno a la castaña.

Además de disfrutar de bellas imágenes otoñales, descubrir el Bosque de Cobre servirá también para conocer 12 pueblos blancos que cuentan con una gran riqueza cultural y gastronómica.

Los miradores situados en estos pueblos son lugares perfectos para disfrutar de la panorámica y si queremos adentrarnos en el bosque, lo podemos hacer con las etapas 4, 5 y 6 de la Gran Senda de Ronda (GR 141) que discurren cerca del río Genal.


Siguiente Anterior

La Sierra de las Nieves en otoño es un paraíso para los amantes de la micología

Las primeras lluvias del otoño traerán otro gran tesoro de esta tierra: las setas.

La Sierra de las Nieves alberga una gran diversidad micológica. Se han inventariado hasta 400 taxones diferentes. Por todo ello, está considerada uno de los mejores lugares para coger setas de Andalucía. Un auténtico paraíso para los amantes de la micología.

Esta zona entre sus bosques matorrales y pastizales alberga una gran diversidad micológica; se han inventariado hasta 400 taxones diferentes. Por todo ello, está considerada uno de los mejores lugares para coger setas de Andalucía. Un auténtico paraíso para los amantes de la micología.

Eso sí hay que ir bien informado y conociendo bien cuáles son las que se pueden recolectar con fines gastronómicos para no llevarnos algún susto indeseado.

A continuación voy a describir las más buscadas y apreciadas entre los lugareños, con las que se elaboran muchas recetas de gastronomía local.

Níscalos (Lactarius deliciosus)

Niscalos

Es una especie muy común en España y crece en pinares y bosques mixtos. Su seta, o cuerpo fructífero, aflora en otoño, y es muy apreciada en gastronomía.

El sombrero suele oscilar entre los 4 y 16 cm. de diámetro y su color anaranjado se ve modificado por círculos concéntricos de tonos rojizos y pálidos. Las láminas son del mismo color, apretadas, finas y decurrentes. Su carne es densa y compacta, con olor suave y dulzón el sabor en crudo es algo amargoso al final.

Son muy frecuentes en los pinares de las Sierra de las Nieves; se pueden encontrar en los alrededores de Tolox, Ojén , Yunquera y El Burgo.

Seta de Cardo (Pleurotus Eryngii)

Seta de Cardo

Tiene un sombrero de 4 a 10 cm de diámetro, con el margen enrollado, con un color que va desde el blanquecino amarillento al color crema y hasta el marrón oscuro.

Pie blanco, lleno, muchas veces excéntrico respecto del sombrero, sin anillo, atenuado en su base y conectado a las raíces secas de ciertas plantas herbáceas de la familia de las umbelíferas. Láminas blancas, desiguales, poco apretadas y muy decurrentes, es decir, que se adhieren al pie y se prolongan por él. No se separan del sombrero fácilmente al pasar el dedo. Esporada blanca. Carne blanca, espesa y firme, con igual textura en el pie que en el sombrero.

Es muy buscada entre los vecinos de la comarca porque se utiliza en la elaboración de muchos platos tradicionales. Aparece con las primera lluvias de otoño en las extensas praderas de cardos de Ronda, Casarabonela, Yunquera y El Burgo.

Yema de huevo (Amanita Caesarea)

Cuentan con un sombrero grande, de un diámetro que varía entre los 8 y 25 cm. en ejemplares desarrollados. Es de un color típicamente anaranjado con, en algunos casos, restos blancos del velo universal.

Es carnoso, compacto y consistente, aunque se vuelve algo esponjoso con la edad. Evoluciona de globoso a convexo y, finalmente, casi plano. La cutícula es separable, dejando ver una carne con color amarillento. Es de superficie lisa, algo viscosa con la humedad, y brillante sobre todo, de joven. El margen agudo y estriado, más apreciable en sombreros desplegados.

Su carne es blanca, amarillenta bajo la cutícula, espesa, tierna, de sabor agradable y olor suave cuando es joven. Se encuentra bajo alcornoques, encinas y castaños.

Seta Azul (Lepista Nuda)

Seta Azul (Lepista Nuda)

El diámetro de su sombreo puede variar desde los 5 cm. a los 15cm. La cutícula es separable de la carne y tiene un color violeta, azul violeta o marrón violáceo.

Es viscosa en tiempo húmedo. Los tonos más violetas se pierden con la edad o la sequedad del ejemplar, pudiendo quedarse en un color crema uniforme. Su carne es de color blanco con reflejos pardos o violetas cerca de la cutícula y de la base del pie. Consistente, tierna, algo esponjosa en tiempo muy humedo.
De olor afrutado muy característico de la especie. Sabor suave, dulce, algo ácido.

Se encuentra también frecuentemente entre los pinares de la Sierra de las Nieves.

Parasol (Macrolepiota Procera)

Parasol (Macrolepiota Procera)

Tiene un sombrero de color marrón pálido, cerrado de joven, que con el tiempo se abre, alcanzando un diámetro de hasta 30 cm. Presenta escamas aplanadas y oscuras, que irradian desde el centro, donde se sitúa un umbón oscuro.

Láminas libres, blancas y apretadas. Pie largo con un anillo doble también cubierto de escamas, y que se separa fácilmente del sombrero.

Estas enormes setas aparecen bajo los bosques de coníferas. Hay que recogerla con cuidado ya que se trata de una seta muy delicada.

Nunca hay que coger una seta de la que no estemos seguros al cien por cien de que es comestibles. Hay guías que explican con detalle y con imágenes cómo es cada especie de setas, sobre la Sierra de las Nieves podemos usar el libro “: Las setas del Parque Natural Sierra de las Nieves” de la Editorial La Serranía.

Y, por último, algo fundamental, para ir a recoger setas es imprescindible una cesta de mimbre –que favorece el esparcimiento de esporas en el campo y garantiza la reproducción de la especie–; una navaja afilada –para cortar la seta por la base del tronco, sin arrancarla, para que pueda reproducirse.

Nunca hay que coger una seta de la que no estemos seguros al cien por cien de que es comestibles. Hay guías que explican con detalle y con imágenes cómo es cada especie de setas, sobre la Sierra de las Nieves podemos usar el libro “: Las setas del Parque Natural Sierra de las Nieves” de la Editorial La Serranía.

Y, por último, algo fundamental, para ir a recoger setas es imprescindible una cesta de mimbre que favorece el esparcimiento de esporas en el campo y garantiza la reproducción de la especie–; una navaja afilada –para cortar la seta por la base del tronco, sin arrancarla, para que pueda reproducirse.

Siguiente Anterior

Las piñas del Pinsapo

Cuando el otoño llega a la Sierra de las NievesLos pinsapares son una de las formaciones boscosas más impresionantes de la Península Ibérica. Bosques densos, sombríos y húmedos, más propios de zonas nórdicas.

Las piñas de los pinsapos se disponen erguidas alcanzando su máximo proceso de maduración, miden 14-16 cm de longitud y de superficie lisa, ya que no dejan ver las escamitas papiráceas (escama tectriz) entre las escamas leñosas. Según avance el otoño irán cambiando de color, se abrirán y dejarán salir unos pequeños piñones, listos para su diseminación.

Árboles y Arboledas singulares de la Sierra de las Nieves

Presentamos, a continuación, una serie de arboledas que se encuentran dentro del Catálogo de Árboles y Arboledas singulares de Andalucía editado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta.

Todas ellas destacan por alguna característica que las hace especial, ya sea su longevidad, tamaño o rareza; cuentan con algo único que les vincula a la historia de nuestros pueblos. Conocer el valor de lo que nos rodea es el primer paso para respetarlo, sentirlo importante y nuestro, es clave para la conservación de nuestro legado ecológico.

Catálogo de Árboles y Arboledas singulares de la Sierra de las Nieves

te puede interesar

De noviembre a enero es la época de celo de la cabra montés

De noviembre a enero es la época de celo de la cabra montés

Durante su época de celo los machos de esta especie protagonizan espectaculares imágenes de choques de cuernos La época de celo de la cabra montés va desde ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies