Gestión y Conservación de la Dehesa

Curso gratuito de Gestión y Conservación de la Dehesa

Curso formativo Gestión y Conservación de la Dehesa orientado a agricultores, ganaderos y trabajadores del ámbito agrícola-forestal.

El 14 de diciembre a las 17:30h en el “Centro Guadalinfo Yunquera”, UPA-Andalucía y el Ayuntamiento de Yunquera organizan un curso de Ecosistemas de Dehesa: Buenas Prácticas de Gestión y Conservación formativo orientado a agricultores, ganaderos y trabajadores del ámbito agrícola-forestal.

El curso tratará temas tan importantes para estos ecosistemas como la Gestión Integrada de Plagas, regeneración del arbolado o el papel de la ganadería en las Dehesas entre otros.

La Dehesa un ecosistema sostenible

La dehesa consiste en un ecosistema donde de los tres estratos vegetales naturales, herbáceo, arbustivo y arbóreo, se ha eliminado el segundo para hacer más productivos los otros.
Es, por tanto, un ecosistema a medio camino entre completamente antropizado y el natural, y necesita intervenciones periódicas para su mantenimiento.

Normalmente, los árboles que encontramos en la dehesa son encinas, alcornoques y quejigos; y los animales están representados principalmente por ganado ovino, vacuno u porcino.

La dehesa está considerada por la FAO como un ecosistema agrario de los más sostenibles del planeta. Esto es porque es el ecosistema que mejor cierra el ciclo de los nutrientes entre el suelo, plantas y animales, consumiendo la menor cantidad de agua de los ecosistemas agrarios. A través de la explotación de la dehesa se obtienen numerosos productos, bellota, carne, leche, lana, corcho, paja y grano de cereal, etc.

En algunas zonas se separan las fincas con muros de piedra artesanos y antiguos que constituyen per se un patrimonio cultural y un ecosistema rico en invertebrados, reptiles, etc.

Los peligros que acechan a la dehesa son fundamentalmente la tasa de reposición de árboles viejos por otros más jóvenes y resistentes a plagas y enfermedades así como la poda abusiva para conseguir leña. Esto hace que los árboles estén sensibles al ataque de insectos como los cerambicidos que taladran su madera y los secan.

Hay proyectos que intentan atraer a avifauna insectívora o incluso murciélagos mediante la colocación de nidos en las ramas y que están dando unos resultados asombrosos.

Gestión y Conservación de la Dehesa

 

te puede interesar

Segunda Ruta de Senderismo a la Luna Llena en Yunquera

Segunda Ruta de Senderismo a la Luna Llena en Yunquera

Área de Deportes y el Ayuntamiento de Yunquera pone en marcha su segunda ruta nocturna …